Bilocacion

La Virgen Santísima

Hay bilocación cuando una persona es vista al mismo tiempo en dos o varios lugares distintos. Padre Pio apareció no sólo en otro lugar que el lugar donde se encontraba sino también a dos personas a la vez como él mismo se lo confirmó a una de sus ahijadas espirituales.

• La primera manifestación de bilocación de Padre Pio tuvo lugar cuando tenía sólo 18 años para venir junto al lecho de una mujer que acababa de dar a luz, y que acababa de perder a su marido. Acababa de rezar intensamente por su niño. Un joven monje se el apareció que le dijo: « La Virgen Santísima acaba de confiarme a su niña. Esté tranquila, siempre velaré sobre ella. « Y así lo hizo. Hubo también otras bilocaciones con ella.

• Los aviadores anglo-americanos que sobrevolaban para bombardear a San Giovanni Rotondo. Algunos lo reconocieron._

• Cuando durante la primera guerra mundial, el mariscal Cadorna fue destituido, estaba en el palacio de Trévise listo para suicidarse.

el mariscal Cadorna

Un monje entró en su modesto cuarto, con un vestido de sayal haraposo. Le habló de Dios, que conoce todos los secretos y luego desapareció. El mariscal renunció a su proyecto. Encontrará al Padre Pio en 1920 en San Giovanni Rotondo. El lo reconocerá. Padre Pio también quién se dirigió hacia él y le dice:  » pues bien general, nos salvamos por los pelos aquella noche.  »

• Se dice que habría ido en bilocación consolar en Budapest al cardenal Mindszenty refugiado en la embajada americana, durante la guerra fría. Habría ido a prestar asistencia también al cardenal Stepinac durante su proceso y en Polonia para reconfortar a los fieles del cardenal Wyszysnki, víctimas de las persecuciones religiosas.

• El padre se manifestaba también fuera de las fronteras. Monseigneur Damiani, vicario general de la diócesis de la ciudad de Salto en Uruguay quería acabar sus días a San Giovanni Rotondo. Padre Pio le pidió quedarse en su diócesis, tranquilizándolo que le prestaría asistencia en sus últimos momentos. Es lo que sucedió. Una noche, el futuro cardenal Barbieri fue despertado por un capuchino quién le dice:  » vaya a casa de Monseñor Damiani que esta muriéndose  » Corrió allá, encontró al prelado víctima de una crisis de angina de pecho, entrando en agonía. Sobre la mesita de noche, el prelado había podido escribir a duras penas:  » Padre Pio vino ». Monseñor. Barbieri tomó el papelito y reconoció algunos años más tarde en el monje que le había prevenido, al Padre Pio. El le dio a entender a medias palabras que era él:  » Pues sí, usted comprendió  » le dijo maliciosamente.

• Que pensaba Padre Pio de todo esto? En una ocasión cuando sus amigos capuchinos conversaban frente a él acerca de la bilocación, dijo interrumpiendo a alguien que decía que posiblemente los privilegiados que hacían bilocación no se apercibían:  » por supuesto, por supuesto que lo perciben. Pueden no saber si es su cuerpo o su alma que se mueve pero son muy conscientes de lo que se produce y saben dónde van.

En una carta que le escribió a una joven a quien había visitado en bilocación, le confirmó:  » Es por amor que el Señor te prueba; es por amor que permitió a su indigno ministro encontrarse cerca de ti para reconfortarte, para aliviarte, para devolverte coraje en la muy dura prueba.  »